Perfil en YouTube
Viernes, 19 de Julio de 2019 Nuboso min. 13º máx. 33º

Se encuentra usted aquí

Palacio Provincial y sus Estatuas

Este mes de junio del año 2003 la provincia de Soria estrena un nuevo Palacio de la Diputación, Institución bien llamada “Ayuntamiento de Ayuntamientos”.

 

Y cualquier lector pudiera sospechar que la Corporación Provincial, auténtica representación de nuestros Municipios, ha construido un palacio nuevo y ha cerrado las recias puertas del vetusto edificio del siglo XIX, edificado en una de las llamadas calles nobiliarias de la Ciudad. La calle de Caballeros, que discurre entre el Espino y la puerta de Rabanera.

 

Sin que esto sea verdad, pues no hay nuevo palacio, ni calle diferente, sí lo es que el palacio antiguo, construido sobre los solares que dejaron libres las Casonas que tuvo en la Ciudad –y en la calle de los Caballeros– la linajuda familia y coronada estirpe de Vadillo, puede considerarse tan remodelado, ampliado, y hasta en alguna parte reconstruido, que bien puede contemplarse como edificio nuevo, sobre su anterior y secular arquitectura de volúmenes y crujías.

 

Porque no ha transcurrido aún un siglo desde que hubieron de acometerse en el edificio primitivo que venía siendo ya Palacio Provincial, obras urgentes, algunas consideradas de carácter perentorio; y aunque en su estreno, sólo medio siglo antes, en 1868, se diera por sólida la primera construcción, suntuoso el aspecto exterior y óptimo el equipamiento de sus estancias, como debo explicar en el apunte biográfico del edificio.

 

Fue el año 1925 –o mejor en el quinquenio 1923-1928– cuando se acometieron las primeras obras de consolidación y equipamiento, debidos, –tras las Memorias recibidas de las Diputaciones en la Presidencia del Directorio–, a la ley de 20 de marzo de 1925, más conocida como Estatuto Provincial de Calvo Sotelo.

 

Por eso, ahora, al reimprimirse mi libro-guía sobre las Estatuas que figuran desde los primeros años setenta de la pasada centuria, en el atrio del Palacio, edición que se realiza con las nuevas técnicas y que puede calificarse como edición de gala, he incorporado la breve biografía-historia del propio Palacio que en solo ciento treinta y cinco años ha sido recrecido con una planta, en su fachada primitiva; ampliado con edificios complementarios levantados sobre sus propios solares; y ahora con la anexión del nuevo cuerpo, a nivel con las plantas del original, construido sobre los solares de los números 13 y 15 de su calle; por cuanto en esos citados ciento treinta y cinco años, ha multiplicado su habitabilidad y funcionalidad originaria.

 

Circunstancia ésta que merecía ser tratada y lo que, en pura metáfora se me antoja, si no como la presentación y estreno de un nuevo Palacio, sí la declaración, por su posible utilización global, de una auténtica “mayoría de edad”.

 

La clásica fachada del gran portalón y brencada en arco, ventanales adintelados y recios balcones, coronada por el frontón en el que campea el escudo en piedra de la Institución y rematada por los ocho florones de bronce, sobre la corrida cornisa, también del XIX, siguiendo la alineación de Caballeros, en un gracioso quiebro achaflanado, enfila, frente a la puerta vieja de San Juan de Rabanera y al desconchado “palacio quemado”, hacia la cuesta del Espino. Siendo armónico y sencillo el ensamblaje de los tres siglos de su historia: XIX y XX, la estampa palaciega de la Soria de ayer; y este XXI, paisaje modernista de la Soria que viene..

 

MIGUEL MORENO

 

Logo Diputación Provincial de Soria

Diputación Provincial de Soria

C/ Caballeros, 17 - 42002 Soria - Tfno. 975 10 10 00